Un año ya II

Sigo con la historia de ayer, después de ir por primera vez con la Dra. M empecé a bajar muy lentamente (pero bajé!) de peso, para principios de diciembre ya había bajado 6 kg y yo estaba feliz, en eso pues empezaron mis dolores de cabeza y al hospital fui a dar porque me subió mucho la presión arterial, la traía en 149/98 cuando mi presión suele estar alrededor de 100/70 (o menos!), no encontré a mi endocrinóloga y busqué al hematólogo de mi esposo, es que no conocía yo otros médicos, el decidió internarme y hacerme toda clase de estudios, el hombre fue muy comprensivo conmigo, y como conocía mi historial de ejercicio-buena dieta (acuérdense que mi marido había bajado mucho de peso) pues le pareció muy extraño y más porque siempre he tenido niveles muy buenos de colesterol y triglicéridos y todas esas cosas que hacen que te vuelvas hipertenso. Ya internada en el hospital y después de varios estudios descubrieron que tenía unos cisticercos calcificados que eran los que me provocaban los dolores de cabeza y empecé un tratamiento con anticonvulsivos y relajantes. Este tratamiento hizo que me estancara un poco – mucho – con la bajada de peso.

En enero fui nuevamente con la endocrinóloga (Dra. S) ya con análisis nuevos que confirmaron mi Resistencia a la insulina (ya estaba tomando metformina para esto) y se comprobó que tenía hipotiroidismo, mis valores de TSH nunca fueron muy altos pero nunca bajaron de dos, la Dra. S me comentó que existimos personas que somos más sensibles a los valores de TSH y que lo mío era un hipotiroidismo, que dejaba de ser subclínico cuando aparecían síntomas (en mi caso sobrepeso, falta de energía, frío todo el tiempo, se me caía el cabello, piel seca, retención de líquidos y ansiedad). Empecé a tomar Eutirox todos los días (y para siempre) y la magia no se obró.

Los anticonvulsivos me afectaron mucho, y eso que los estaba tomando en una dosis mínima, me quitaban toda la energía, yo llegaba de trabajar a las 6 pm y muchas veces me acostaba a dormir, si lograba hacer algo de ejercicio era sumamente agotador y ya no podía hacer nada más, prefería dormir a comer y ni así adelgacé, jejeje. Muchas veces Alejandro tenía que hacer las cosas que yo regularmente hago porque yo no podía. Fui a consultar con el neurólogo y me dijo que era normal, que me aguantara hasta terminar el tratamiento. Y aguanté. En total fueron 5 meses de tratamiento.

Al final del tratamiento con el neurólogo aumenté como 4 kg de peso, entre que no tenía energía para nada y estaba en fin de proyecto (donde nos llevaban de comer comida sumamente calórica y yo me la comía), luego nos fuimos de vacaciones en un hotel todo incluido pues fatal. Luego el mismo día que cambié de trabajo, en mayo, el neurólogo me dio de alta, ya luego mi cuerpo terminó de eliminar el medicamento y ya desaparecieron todos esos molestos efectos secundarios. Aún así no terminaba de arrancar, había algunas semanas buenas y otras muchas muy malas.

Fue a partir de septiembre y que retomé el blog que creo que he podido avanzar un poco más. Ya he sido más constante con el ejercicio y con la dieta, con la comida si he tenido mis menos pero nada del otro mundo.

Hace unas semanas me deshice de toda la ropa que me quedaba grande, casi toda la regalé y alguna otra la tiré (porque ya estaba fea). Como no me gusta mucho probarme ropa tenía ropa que me quedaba chica y la he ido sacando, si no, yo no sé que me pondría. Los pantalones de vestir me quedan ya todos enormes. El fin de semana traté de ponerme un vestido de los dos que tengo y también me quedaron grandes. Este fin de semana tengo que sacar la ropa de invierno y también ver con qué me quedo y con qué no.

Y así vamos, como siempre digo, a lo mejor no todo el tiempo tengo ganas de aplicarme con la dieta y el ejercicio, pero aprovecho los momentos en que si tengo las ganas para hacerlo lo mejor que puedo. Yo soy de metas cortas, y por lo pronto es llegar al 99.999999, ya después de ahí, pues ya veremos Sonrisa

Y pues mi hipotiroidismo está controlado y al parecer la resistencia a la insulina también.

Mañana les comparto fotos actualizadas Guiño

Reportando

Comida
  • Jugo Verde: Alfalfa, piña, guayaba y chía
  • Desayuno: Omelette con pechuga de pavo, tomate y cebolla.
  • Media Mañana: Jícama
  • Comida: Pescado a la diabla con vegetales cocidos y ensalada de col.
  • Media tarde: Chicharrones de cerdo

Ejercicio

  • 36 min caminata en la mañana / 3.5 km
Anuncios

5 comentarios en “Un año ya II

  1. Ánimo Luisa! La verdad que al principio es fácil bajar de peso lo más difícil viene después. Supongo que no tienes tiempo de hacer más ejercicio. Si pudieras llegar a 1 hora caminando al día sería mejor. Como siempre es más fácil dar consejos a otros que a ti mismo. Ánimo !

    • Generalmente hago una hora de ejercicio, aunque hay días que no se puede hacer la hora completa, sólo que la hago en dos sesiones de 40 – 20 min, es lo que mi doctora y yo hemos visto que me funciona.

  2. Vaya chica.. pues si que has tenido últimamente el panorama complicado… espero que ya estés restablecida del todo, y lo de hipotiroidismo y la resistencia a la insulina, pues toddo hace que perder peso sea mucho mas lento, y a veces podrá llegar a ser desesperante supongo, pero todo es cuestión de cambiar la mentalidad, como tu muy bien has hecho, fijandote metas mas cortas, y al menos, es una ventaja el saber porqué se pierde tan lento, en caso contrario, si no lo supieras, sería peor. Pero bueno, siempre hay que mirar hacia delante y por muy poco que se pierda, siempre será bienvenido.
    Te deseo que se cumplan tus metas, y cuidate mucho!

    • Si, la verdad es que el año pasado que no sabía la causa era muy frustrante, este año lo llevo mucho mejor, se que será lento y así no me desespero.

      Muchas gracias y un abrazo! =)

  3. Me alegro mucho de que hayas conseguido superar estas enfermedades que además te impedían adelgazar. Ahora será todo más sencillo.
    Mucho ánimo.

Los comentarios están cerrados.