Un año ya

El año pasado fue muy intenso, después de que mi marido estuvo enfermo y que le dijeron que tenía el hígado graso a causa de tanto medicamento que había tomado nos pusimos manos a la obra a curarlo. El hematólogo nos comentó que el hígado se regenera rápidamente y que lo que tenía se podía curar a base de alimentación y ejercicio, así que empezamos con una Detox especialmente diseñada para él que le iba a ayudar a limpiar hígado, riñón y no me acuerdo que más. Fue muy difícil porque era demasiado trabajo preparar todo (y yo acababa de regresar a trabajar), era preparar tés, jugos, licuados, comida, cena, si estaba yo acostumbrada a cocinar pero no tanto. Luego si íbamos a salir pues llevábamos a todas partes nuestras vasijas con nuestra propia comida. Al mismo tiempo que él hacía su detox pues la hice yo también, al pie de la letra, mientras la hacía el bajó como 7 kg y yo bajé creo que 1 kg, eso fue muy frustrante porque yo la había seguido al pie de la letra, y Alejandro la había hecho súper bien también pero también le había agregado otras cosas que no estaban dentro de.

Seguimos comiendo sano, muchas frutas, muchas verduras, muchas nueces, semillas, la comida procesada estaba casi completamente eliminada de nuestras vidas. Mi piel se puso muy bonita, eso no lo puedo negar. Por ahí de julio empezamos de nuevo a ir al box, y yo seguía sin bajar nada. En una de esas veces que fue a consultar con mi marido como no queriendo le pregunté a su doctor por unos valores que estaban por debajo del rango y que mi ginecóloga no le había dado importancia, él inmediatamente me preguntó que si no padecía de hipotiroidismo y le dije que no, me pidió hacer otros exámenes y que los veíamos en la siguiente revisión de mi esposo.

En septiembre fui con una nueva nutrióloga que me recomendó una amiga, no me acuerdo en sí de la dieta pero tampoco bajé nada a pesar de que seguía estando en el box (1:30 hr de ejercicio al menos 4 veces por semana). Me acuerdo que me recomendó dejar de consumir cosas con gluten por si era lo que no me dejaba bajar, no funcionó y después de un mes dejé de ir con ella.

A finales de septiembre me enfermé de bronquitis y no pude hacer ejercicio todo ese mes y yo creo que ni la dieta tampoco. En ese mes aumenté casi 4 kg, cuando fui de nuevo a revisión con la ginecóloga por una mini-cirugía que tuve se asustó de que hubiera aumentado tanto de peso, le comenté que era porque había dejado de hacer ejercicio, le llevé los análisis que me había pedido el doctor de Alex, y me dijo que algo estaba mal y me mandó con un endocrinólogo.

Fui con un endocrinólogo que me recomendaron y salí llorando de ahí, me dijo que yo no tenía nada, que lo que pasaba era que comía mucho y que no me ejercitaba, le enseñe mis análisis y me dijo que para qué tantos, que no perdiera el tiempo y que mejor me operara, que me hiciera un by-pass gástrico y se acababa el problema, yo le dije que yo ya había pensando en eso y no era opción para mi, que yo ya había decidido que no me iba a operar y que me atendiera a partir de eso. El doctor de muy mala gana me dio una receta para unos análisis (que nunca me hice), me recetó Orlistat y me despachó. Ah! y todavía le tuve que pagar $1,200. El peor dinero gastado de mi vida.

De ahí decidí ir con la endocrinóloga que me recomendó mi ginecóloga (debí de haber ido con ella desde el principio), me pidió hacer una curva de glucosa, una curva de insulina y repetir el examen de tiroides y que me veía en tres meses. Viendo los análisis que ya le había llevado me recetó metformina en dosis máxima, me dijo que necesitaba controlar mi alimentación y me mandó con ooooooootra doctora que había sido su maestra, a.k.a. Dra. M.

La Dra. M me dio cita para el día siguiente, el 30 de octubre hace un año, ella me pidió que cambiara completamente mi dieta, básicamente es una dieta baja en carbohidratos, y que dejara el box y empezara a hacer más ejercicio aeróbico. Me dio muy pocas opciones de comida y muy pocas opciones de ejercicio, así no tendrá que decidir mucho, verdad? De ejercicio sólo podía hacer: caminar, elíptica, bicicleta o nadar, me dijo que si quería podía seguir con en el box pero que aparte tenía que hacer mi hora de los ejercicios que ya les mencioné.

Yo decidí empezar a caminar, me acuerdo que el primer día que fui a caminar pues era el 31 de octubre, me fui a caminar al mismo parque donde voy actualmente y me puse a caminar como loca, la calle estaba llena de niños disfrazados y pidiendo Halloween y yo, la única persona caminando en el parque, me acuerdo que le di 18 vueltas. Regresé de caminar, me bañé y nos fuimos a una fiesta, llegué a la fiesta, comí un poquito, me senté en la sala y me quedé dormida, jajajaja… estaba muy cansada. Me pareció que caminar era muchísimo más cansado que ir al box. Y si lo era.

Bueno, creo que esto ya se alargó mucho, mañana le sigo con lo que pasó este año.

Los avances
Pero no voy a dejar de compartirles los avances que he tenido en este año. Con lo que más estoy impresionada es con las medidas, sobre todo las de arriba de la cintura. Creo que en la cadera se nota menos porque la barriga se me está colgando, pero bueno, ya arreglaremos ese problema después.
 
Medidas..bmp

Parecen pocos kilos, pero créanme que cada uno de esos kilos bajados los he sufrido. Mañana más Sonrisa

Reportando

Comida
  • Jugo Verde: Kale, lechuga, betabel, plátano, fresa y chía.
  • Desayuno: Queso panela con rajas (chile poblano, tomate y cebolla)
  • Comida: Pulpa de res a la mexicana con ensalada verde (lechuga, zanahoria y col morada)
  • Media tarde: Jícama y pepino
  • Cena: Huevo con salsa

Ejercicio

  • 34 min caminata en la mañana / 3.15 km
  • 28 min caminata al mediodía / 2.5 km
Anuncios

4 comentarios en “Un año ya

  1. Vaya Luisa, que dificil ha sido todo no? Pero, luego al ver tu cuadro final me he alegrado mucho de que por fín estas perdiendo peso, Todas las personas no somos iguales y a algunos les cuesta mas trabajo que otros, y deben ser más tenaces con la dieta.. yo me desespero cuando veo a una amiga mia que come muchisimo, ademas siempre está con un dulce en la mano, y luego la ves y está casi por debajo de su IMC, super delgada que llama la atención. Y yo sin embargo, fuera de una dieta, es sólo oler un dulce y me engordo 2 kilos….
    Buno pues sigamos nuestro camino, siempre mirando hacia delante y llegará un dia que que lo habremos conseguido, unas antes, otras despues.. Ojalá las dos veamos nuestros respectivos triunfos..
    Un beso guapa!

  2. Si, claro que lo lograremos, de eso estoy segura. El consuelo que me queda es que si hay hambruna nosotras sobreviviremos, digo, no se consuela el que no quiere 😉

Los comentarios están cerrados.