Discriminación II

Y es el número dos, porque hace tiempo les hablaba ya de esto.

No se porque aquella vez se me pasó completamente la discriminación que sufrimos los gordos por parte de los médicos, algunas de las veces que he ido con el médico me tratan como si yo me mereciera cualquier padecimiento que tenga por el simple hecho de ser gorda.

Hace algunos años, después de llegar de trabajar a la 1 am, me empecé a sentir muy mal, sentía como una opresión en el pecho, un fuerte dolor de cabeza y sentía que me iba a morir, nos fuimos corriendo al hospital, llegué, entregué mi tarjeta del seguro de gastos médicos mayores (porque sin ella no me hubiera atendido) y esperé a que me pasaran, después de 15 minutos de estar esperando por fin me pasaron a revisión, pues el médico sólo me preguntó que que sentía, después de decirle me dijo que no tenía nada, que lo único que tenía era mucho sobrepeso que tenía que adelgazar y que no había nada más que hacer. Yo en shock, con el orgullo herido y sintiéndome muy mal me fui de ahí, la verdad es que no me acuerdo si pagamos esa consulta o no, pero no me atendieron, estaba tan mal que ni siquiera reclamé.

Como me seguía sintiendo mal le pedí a mi esposo que me llevara a otro hospital, en ese otro hospital todo fue muy diferente, ni siquiera me preguntaron como me llamaba cuando les dije mis síntomas, inmediatamente me pasaron y me conectaron para hacerme un electrocardiograma, al final no fue nada, sólo estrés por exceso de trabajo. Pero que tal que si hubiera estado enferma, si hubiera tenido presión alta, si hubiera sido un ataque al corazón, digo, con lo gorda que estaba era más que probable, pero el primer médico ni siquiera se molestó en revisarme.

Y no ha sido la única vez, ha habido un montón de ocasiones, si mi período es irregular, si se me hinchan las manos, si me duele la rodilla, si no puedo dormir, si se me cae el cabello, si…

Todo es culpa de mi obesidad, no existe ni siquiera la más remota posibilidad de que esté enferma de otra cosa.

Fotografía tomada de AQUÍ

¿Les ha pasado?

Anuncios

4 comentarios en “Discriminación II

  1. a mi no, realmente , pero que pesima actitud de ese mono, por que no merece el titulo de médico,

    lo que si he conocido a 2 flacos, flacos flacos, uno con colesterol alto! (y bastante joven) y otra chamaca igual, el colesteroil o la presion alta tenia, no em acuerdo, no es pretexo, yo la verdad no estoy a gusto con mi peso, neceisto bajar unas 2 tallas, pero mi azucar esta normal, tengo que cudiarme por mi antecedente de diabetes de mi papá, mi presión la manejo tendiendo a baja, y mi colesterol y demas hasta la fecha perfectos.

    lo unico, que cuando eres una señora de mediana edad y rolliza para acabarla, como cuesta encontrar pantalones! que no sean a la cadera, y que haya en tu talla, que si me ha tocado que me digan con cara de circunstancia “solo manejamos hasta talla 34” O.o

    (soy Lety, de CC)

  2. Yo igual Lety, todo bien, colesterol, triglicéridos, glucosa, peeeeero, ahí está la herencia maldita de la diabetes y el cáncer, así que hay que cuidarse.

    Y de las tallas de ropa también me han dicho, en el post anterior de discriminación lo puse, y también me dicen “que talla buscaaaaaas?” como diciéndome, “aquí no hay”

    Y de los médicos, ni hablar, pero al menos no todos son así.

    • Es cierto no todos son asi.
      A mi una vez me dijeron que estaba apunto de sopbrepeso, con mi embarazo pero la que me lo dijo estaba gordita

      Cuando he ido a alguna cita de algun doctor mas de una ocacion he visto el super vasote de algun restaurante rapido asentado en la recepcion. Dudo que ese vaso lo hayan llenado con agua.

      Animo, un abrazo.

Los comentarios están cerrados.